Entrada destacada

centro alma meditacion & bioenergetica

jueves, 8 de junio de 2017

ORACION ESENIA DE LA MADRE MARIA


 Dentro del Altísimo, mi alma florece, 
se regocija ante la vista del sendero ascendente.
Lo que está arriba se une con lo que está abajo, 
y el Altísimo ha impregnado mi alma con su radiante mirada.
De todas las generaciones, la mía ha sido bendecida, 
porque el Todopoderoso hizo grandes cosas por mí, impregnó mi alma con su rayo.
Sagrado es su nombre, a través de los siglos su bendición 
se extiende a todos aquellos que, por amor, siguen siéndole fieles.
Sublime e intocable es el Altísimo, 
Todopoderosa es la fuerza de su brazo;
Él dispersa a los orgullosos, destruye a aquellos que sólo 
piensan en sí mismos, derriba el trono de quienes 
sólo creen en su propio poder, 
y eleva a su Reino a los corazones humildes, 
sencillos, puros y amorosos.
Regala sus dones a quienes permanecen en silencio 
ante su presencia. El Altísimo nunca abandona 
a sus hijos que le sirven con sabiduría y amor.
Amén.
Son palabras antiguas, una oración dicha por la Virgen María. No fue dicha por ella solamente, sino también por todas las mujeres encinta de la comunidad esenia.
Actualmente, debemos estar conscientes de que la comunidad nazarena y esenia tenían enseñanzas comunales, enseñanzas para toda la humanidad.Todas las mujeres gestantes eran respetadas y practicaban las mismas enseñanzas que la Virgen María.
“Nazareno” significa “consagrado a Dios”, y también “el que conoce las cosas ocultas”. Esta fraternidad universal conocía los secretos de la impregnación del alma, y contemplaba el hecho de que una mujer estuviera embarazada como algo profundamente místico.
No fijaban su atención en el hecho de que la mujer estuviera encinta; para ellos, la mujer representaba un secreto mucho más elevado como ser humano.
Representaba el alma, el alma oculta, el alma pura, el alma virginal, y también la Tierra, la Tierra que es como un alma, reflejo del alma universal, en la cual todas las almas.
Así, en esta fraternidad esenia de hermanos y hermanas, la mujer, y principalmente la mujer gestante, no sólo era contemplada como una mujer encinta, sino como todo un símbolo, la escritura y el jeroglífico de los misterios del cosmos entero, e incluso de los misterios del Universo y de la evolución.
Olivier Manitara
.
PD: No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More